Nadal exhibe su solvencia

En el estreno oficial de la pista que lleva su nombre, Rafael Nadal exhibió su solvencia. Su debut en el Open Banc Sabadell se resolvió sin problemas. El de Manacor se anotó su enfrentamiento con Rogelio Dutra Silva, 69º mundial, en un plis plas (6-1, 6-2 ) e inició así su camino hacia el que puede ser su décimo título en el torneo barcelonés. Nadal llegó a Barcelona tras haber inscrito su nombre en el palmarés del Open de Montecarlo por décima vez, convirtiéndose en el primer jugador de la historia que lograba tantos títulos en un mismo torneo. Su hazaña puede proseguir esta semana y podría coronarla en el Grand Slam de Roland Garros, donde también ha ganado nueve veces.
La nueva versión de Nadal se acerca cada vez más a la de sus mejores años. Tras dos temporadas marcadas por los problemas físicos y por el error de un cambio inadecuado de cordajes, el mejor tenista español de todos los tiempos ha regresado este año con la misma fuerza mental que le caracterizó y con golpes tan decisivos como los que le permitieron ganar sus 14 títulos del Grand Slam. La historia se repite. Los duelos que protagonizó en aquellos años con su eterno rival, Roger Federer, han vuelto a la palestra y los dos tenistas históricos –Rafa tiene ya 30 años y Roger, 35- han recuperado lo mejor de su juego y han sabido aprovechar el bajón de Murray y de Djokovic, para disputarse el primer Grand Slam y los mejores torneos del año.

“Cuando nos planteamos la temporada, le dije a Rafael que debía recuperar la fuerza y la eficacia de su drive, mejorar el saque definitivamente y volver a ser tan competitivo como antes”, señaló Toni Nadal en este mismo periódico. Y los resultados de la temporada demuestran que le hizo caso. En Montecarlo, su primer título del año, todo eso ya se hizo patente. Y en su primer partido de Barcelona, volvió a evidenciarlo. Nadal ha vuelto. Su cabeza va recuperando el hermetismo que le convertía en indestructible. Su drive vuelve a ser poderoso e impregna una velocidad a la bola capaz de desbordar a sus rivales. Su revés es más consistente. Y su saque ha mejorado hasta el punto de concederle puntos directos y de ser agresivo incluso en los segundos intentos.

Todo eso ha cambiado. Y todo eso es lo que ha conseguido, gracias al trabajo que durante el invierno ha estado realizando con Carlos Moyà, con Francis Roig, con su fisio Rafael Maymó y, fundamentalmente, con su tío Toni Nadal. Es cierto que su primer rival tuvo poca entidad. Dutra Silva no logró plantarle cara. Fue un cómodo debut para el campeón vigente. En octavos tendrá una prueba más dura frente al surafricano Kevin Anderson, que eliminó a David Ferrer en la primera ronda. “Quiero dar las gracias al club y a los responsables de este torneo, que es uno de los mejores”, señaló Nadal, agradeciendo que le pusieran su nombre a la central. “La pista estaba muy lenta y no me gusta jugar en estas condiciones, pero creo que lo he resuelto bien”.

La jornada permitió también a Andy Murray, el número uno del mundo, avanzar a los octavos sin pisar la pista. Su rival, Bernard Tomic, abandonó el torneo por problemas en las vértebras lumbares. También avanzaron Goffin y Feliciano López, que eliminó a Albert Montañés el día de su despedida del circuito, a los 36 años, tras 16 como profesional. Montañés ganó seis títulos en su carrera. Pero por lo que más se le recuerda es por su victoria sobre Roger Federer en las semifinales de Estoril en 2010, camino de su segundo título portugués.



« (Previous News)



Comments are Closed